Blog

You are Here Inicio|Reflexiones|Mal de ojo ¿Existe?

Mal de ojo ¿Existe?

Muchos de vosotros me preguntáis cuando pasáis una mala temporada o discutís con alguien si os han echado mal de ojo. Me decís nombres y apellidos o situaciones que se prologan durante varias semanas o varios meses…

¡El mal de ojo existe si quieres tú que exista! Hemos dicho muchas veces que “creer es crear” y esto es tanto para bien como para mal. Cuando piensas que algo no va a ser, te estás condicionando a que no sea y mueves la energía inconscientemente hacia el hecho de que no se dé. Lo  mismo ocurre con el mal de ojo. Tú crees que existe, que se está dando el caso, por lo que inconscientemente estás moviendo la energía para que esto suceda.

Con esto, te quiero decir que nadie te puede hacer daño si tú no quieres. El mal de ojo es echarle la culpa a algo externo que tú no quieres aceptar… ¡Me han echado mal de ojo! ¿Que no quieres aceptar?, ¿qué no quieres cambiar en tu vida?

A veces es más cómodo echarle la culpa a algo externo que tratar de resolver el conflicto. Todo lo que nos pasa lo pedimos nosotros inconscientemente para poder resolver el conflicto, no lo olvides

Protección del “mal de ojo”, pues bien, si decides darle valor y creerte la historia de que tienes mal de ojo, tienes que conseguir que algo, ya sea un amuleto, una limpia chamanica, reiki o algo que a ti que te de fuerzas, consigas para tu mente que sea más fuerte que ese mal de ojo. Una vez le des más fuerza algo que te protege a lo que crees que te afecta, es cuando salimos de ese paso… hasta que vuelvas a perder credibilidad. Pero ojo!!! Esto es como tomarte un medicamento, los efectos se pasan si no te curas a tiempo, digamos que te da una tregua, pero debes atacar el conflicto, que es como te decía antes… ¿qué no aceptas en tu vida? ¿Que necesitas cambiar? ¿Porque creo que el mundo me ataca?

Dicho esto eres libre de creer lo que quieras… Contra el mal de ojo, mira bien que creerte!!!

ABOUT THE AUTHOR

En la misma dirección: Piensa,siente y actúa.

DEJA UN COMENTARIO